La vida pirata – Auto-construcción de un barrio (1)

8 Junio de 2018.

El poblamiento de una ciudad como Bogotá receptora de miles de desplazados por el conflicto armado Colombiano ha sido, por decir menos de auto-construcción. Cientos de barrios en esta ciudad han sido creados por sus habitantes de acuerdo a sus ideas, limitaciones, aspiraciones y recursos sin una planeación urbana central del gobierno capitalino. En este sentido, el barrio Ramírez ubicado en el centro de la ciudad comparte su origen con muchos poblamientos. Es decir, fue ocupado alrededor de 40 años atrás, sin embargo, se incrementa la auto-construcción desde el año 2000 por sus primeros habitantes quienes se desempeñaban en el oficio del Reciclaje, actividad que aún sigue siendo prevalente en el sector. Desde este lugar puede apreciarse la iglesia de Las Cruces, el Parque Tercer Milenio y la Casa de Nariño (lugar oficial de la presidencia de la República), dado que está localizado en los cerros orientales de la ciudad y al sur de La Candelaria, a la altura de la calle 0 con carrera 0.

IMG_20180717_063645
Lugar donde se construirá el parque. Fuente: Los piratas de Ramírez.

En este marco, durante el gobierno de la Bogotá Humana se generan los programas de Territorios y Jóvenes en Paz del IDIPRON donde Nicolás es el encargado de trabajar con Ramírez a nivel territorial. Nico, quien es miembro de La Redada Miscelánea Cultural, un centro social autogestionado ubicado en el centro histórico de Bogotá empieza a articular el trabajo oficial con la labor de acción directa de La Redada en los barrio. En este sentido, varios miembros empiezan a subir al barrio para iniciar un proceso de co-diseño de alternativas con los habitantes. Así mismo, Paquita una ama de casa del barrio empieza a trabajar con la Redada realizando la limpieza del espacio físico. Este proceso de construcción de confianza entre el barrio y La Redada toma varios meses en generarse y transformarse en ideas concretas. Así. otras organizaciones de base del territorio empiezan a unirse al trabajo de la Redada para ir pensando otras formas de habitar el espacio y sobre todo de vivir el barrio. Uno de los grupos que visitó el proceso fue Ingenio Sin Fronteras de la Universidad Nacional de Colombia.

IMG_20180717_063636
Proceso de construcción del Barco. Cortesía: Los piratas de Ramírez.
IMG_20180717_063539
Proceso de construcción del Barco. Cortesía: La Redada Miscelánea Cultural

Una de las primeras reflexiones que emergen del territorio es la necesidad de un parque infantil para los y las niñas del barrio. En estos escenarios de ocupación uno de los lugares ausentes es el espacio público, para el uso de las personas como un bien común, que no pertenece a manos privadas ni al estado, sino a la comunidad. Por tanto, esta aspiración de tener un parque infantil en el territorio dio origen al proceso de co-diseño entre los habitantes del barrio liderados por Salado y varias de las organizaciones sociales entre ellas, La Redada, MUTE, Golpe de Barrio, entre otras. Esta dinámica de trabajo se concentró cada sábado durante más de un año al barrio a planear, diseñar, construir y dinamizar el parque infantil. Pero, ¿qué forma debería tener este parque? ¿qué sentido debe tener un parque en un barrio autoconstruido en un proceso de ocupación?

IMG_20180717_063548
Vamos a hacer un parque. Cortesía: Los piratas de Ramírez.

Así que empieza a pensarse en la forma del parque infantil, por que de hecho tiene gran importancia simbólica este hecho. Puede ser en forma de animales, figuras geométricas, elementos de la naturaleza, etc. Sin embargo, para este contexto particular, tras jornadas de diálogos, rap y caminatas se decide conjuntamente empezar a construir un parque con forma de barco pirata, usando el significado de lo pirata como algo que no es oficial, original o legal. Del mismo modo, anclado (para empezar a usar jerga pirata) en la noción de barrios piratas, como barrios ilegales, invasiones u ocupaciones del territorio. En este sentido quisimos crear juntxs un Barco pirata en el barrio pirata. Ahora bien, aún faltaba darle identidad a esta embarcación de ideas y sueños, es así como de la sugerencia de Salado, se decide colectivamente de nombrar a este barco como William, en honor a la persona que cedió el espacio para construir el parque infantil y que murió tiempo después en un accidente de tránsito. Es así como el barco pirata de Ramírez toma forma y sentido, con el esfuerzo colectivo de los habitantes del barrio, los miembros de las organizaciones sociales y voluntarios. Dado que es un barrio constituido por recicladores, estas personas conocen como nadie acerca de materiales, disponibilidad, alternativas, entre otros. Es así como este proceso colaborativo se concreta, transformando la realidad de los habitantes del barrio, sus hijos y de las personas que intervenimos durante el mismo. Por tanto, este proceso de innovación comunal, o en otras palabras, de transformación autónomo, libre y de ruptura con los modos tradicionales de intervención fue llevado a cabo.

IMG_20180717_063528
Barco William. Cortesía: Armemos parche

Pero, este no fue el único resultado de este proceso, es decir, el barco no es un fin en si mismo, es el medio para continuar con el trabajo colectivo en el territorio y la relación en ambas direcciones de conocimiento, aprendizaje y acción directa. Uno de los resultado que se puede compartir por medio de este espacio de comunicación fue la publicación de las memorias y reflexiones de la experiencia. Esta publicación es un libro titulado Un libro sobre un barco editado por el taller-editorial Papel Picado, la cual hace parte de La Redada.

La intención de este libro fue compartir el proceso de construcción colectiva del barco/parque, pero así mismo, (1) reflexionar en torno a los procesos de poblamiento en la ciudad de Bogotá generadas por diversas personas que participaron del proceso; (2) comunicar desde otras perspectivas estos procesos a nivel gráfico, donde se tienen aportes de Mauricio Sosa, Bastardilla, Beto Centeno, Rapiña, Javier González entre otrxs, y (3) finalmente crear un diccionario de la lengua pirata desde los piratas de Ramírez, liderado por Andrea de MUTE.. A continuación, se podrán ver algunas de las imágenes de libro que con cariño se realizó. * Si desean adquirir esta publicación pueden comunicarse con La Redada Miscelánea Cultural o ir directamente a la tiendita ubicada en la Calle 17 # 2 – 51 en La Candelaria, Bogotá, Colombia.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s